José perdona a sus hermanos


15Al ver los hermanos de José que había muerto su padre se dijeron: "Quizá José nos guarde rencor y nos devuelva todo el mal que le hicimos". 16Entonces mandaron decir a José: "Tu padre, antes de su muerte, dio esta orden: 17Así diréis a José: Por favor, perdona el crimen de tus hermanos y su pecado, pues te hicieron mal". Ahora perdona el crimen de los siervos del Dios de tu padre. Al hablarle así, José se hechó a llorar. 18Entonces fueron también sus hermanos, se postraron ante él y dijeron: "Aquí nos tienes como esclavos tuyos". 19José les respondió: "No temáis. ¿Acaso estoy yo en lugar de Dios? 20Vosotros planeasteis el mal contra mí, pero Dios lo planeó para el bien, para hacer, tal como hoy ocurre, que viviera un pueblo numeroso. 21Ahora, pues, no temáis; yo os alimentaré a vosotros y a vuestros hijos". Y José los consoló hablándoles al corazón (Génesis 50, 15-21).

50, 17   Perdona el crimen de tus hermanos

Dios transformó el mal en bien. José lloró y dijo: "No me tengáis miedo aunque vuestro padre haya muerto. El Dios de vuestro padre, por el cual nos he hecho daño, está vivo. Pues él convirtió en bien el mal que me habíais hecho y puso mucha gente en mis manos. Él me prohibió que hiciera mal a los que habrían de ser causa de la vida para muchos. Pero, ya que no os maté en Egipto, no dejéis mis huesos allí". Les hizo jurar esto y dijo: "Dios se acordará de vosotros y os llevará a la tierra que prometió a Abrahán. Subid mis huesos hasta allí de modo que, aunque no herede con vosotros esa tierra, pueda ser resucitado con vosotros desde esa tierra". Efrén de Nisibi, Comenatrio sobre el Génesis, 44, 2.

50, 18   Aquí nos tienes como esclavos tuyos

¡Observa qué grande es la virtud, qué poderosa y qué invencible, y cuánta debilidad encierra la maldad! Porque mira: el que sufrió tantos padecimientos reina ahora como rey, mientras que quienes hicieron pasar a su hermano tantas penas, imploran ser siervos de aquel que vendieron como siervo. Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 67, 4.

50, 20   Planeasteis el mal contra mí, pero Dios lo planeó para el bien

La sabiduría de Dios transforma toda su maldad. "No temáis ni os angustiéis", dice José. "Porque yo soy de Dios e imito a mi Señor, así que me apresuro a responder con buenas obras a quienes me causaron fatales daños". "Porque yo soy de Dios". Luego, mostrando de cuán grande favor divino goza, José dice: "Vosotros actuasteis contra mí con mala intención, pero Dios me cambia todo para bien". Por eso también Pablo dice: "Para quienes aman a Dios, todo ayuda al bien". "Todo", dice. ¿Qué significa "todo"? Pues que las adversidades y lo que parecen penas, incluso estas cosas las cambia para bien, y ello es precisamente lo que ocurre con este hombre admirable. Lo que le hicieron sus hermanos es lo que proporcionó a José el poder real, pues la creativa sabiduría de Dios transforma todo lo malo en bueno. Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 67, 5.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Tomo 2,  p. 460-461
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada